Cuida los bajantes de tu bloque o comunidad

El termino bajante puede ser muy sugerente para comprender que es y cuál es la función de este elemento y pieza clave de las instalaciones de fontanería, sin embargo, se debe realizar una definición precisa del mismo para evitar confusiones e interpretaciones erróneas.

 

Los bajantes en lo que respecta a bloques de edificios, comunidades de vecinos y viviendas son un elemento de conducción en sentido vertical en donde confluyen todo el fluido de aguas residuales procedente de plantas o zonas de nivel superior. Este tubo tiene una función destacada en las infraestructuras ya que permite la recolección e integración de toda el agua residual para que transcurra en un mismo sentido y de esta manera se inhibe la posibilidad de un reflujo retrogrado de agua y olores por el desagüe.

 

No solo los propietarios o administradores de un edificio o comunidad de vecino deben velar por el estado y las condiciones de los bajantes, ya que esta debe ser una obligación de cada inquilino de los bloques o de las viviendas para que de esta manera se puedan evitar la aparición de indeseados problemas en los bajantes tales como atascos y obstrucciones de los mismos.

 

Para cuidar los bajantes es importante darles el uso adecuado de los mismos, para ello les vamos a mencionar una serie de recomendaciones que le garantizarán que estos elementos permanecerán permeables e íntegros para que su funcionabilidad no se ha afectada.

 

Las previsiones que se han de seguir para el mantenimiento de los bajantes puede ser divida en tres etapas que se complementan entre sí, estas son las precauciones, las prescripciones y finalmente las prohibiciones.

 

Las precauciones:

 

Son muchos los elementos y sustancias que están contraindicados para las tuberías, especialmente para los bajantes, por ello no se debe arrojar por el desagüe aceites, productos químicos de alta toxicidad, elementos de limpieza no biodegradables, pinturas, colorantes, y desechos sólidos de gran tamaño, ya que todos estos desperdicios mencionados se pueden conglomerar y aglutinar en el bajante causando una obstrucción de gran magnitud y de difícil solución.

 

Las prescripciones:

 

En algunas situaciones, las personas se ven obligadas a verter residuos y sustancias contraproducentes en el desagüe como las que hemos mencionado, en tal caso, se debe tomar medidas para disminuir el impacto de estos elementos. Se recomienda diluir las sustancias y desperdicios en una vasta cantidad de agua para mejorar la fluidez y el paso de estos desechos por las tuberías. Ahora bien, en ocasiones las obstrucciones del bajante son inevitables, y en el caso de presentarse se debe contactar con una empresa de fontaneros experimentados para que solucionen el inconveniente de manera rápida y eficiente.

 

Las prohibiciones:

 

Es importante que bajo ninguna circunstancia se utilice el bajante y el sistema de drenaje para deshacerse de desechos que son impropios de las redes de tuberías, es decir objetos de gran tamaño y de naturaleza sólida, así como también objetos plásticos o que elaborados en este material tales como las bosas, etc.

 

El mantenimiento del bajante:

 

Además de las previsiones mencionadas anteriormente, es importante que los bajantes reciban el mantenimiento y limpieza necesaria durante cada cierto periodo de tiempo. Por ello, en una comunidad de vecinos o en un edificio se debe educar a los inquilinos para que mensualmente arrojen por el desagua una cantidad suficiente de agua caliente para el aseo de las tuberías. Además, se puede combinar el agua a altas temperaturas con productos de limpieza de tuberías tales como la soda caustica u otros detergentes y desengrasantes biodegradables.

 

Además del mantenimiento mensual que realizara cada inquilino en su propiedad o bloque, se recomienda que al menos una vez al año el encargado, administrador o propietario de la comunidad de vecinos o del edificio se encargue de solicitar los servicios de una empresa de fontaneros para que realicen la inspección de las condiciones del bajante en búsqueda de fugas, malos olores, entre otros signos que insinúen un problema en este elemento.

 

Si se cumplen estas recomendaciones y medidas de cuidado de los bajantes que se ha descrito en los párrafos anteriores se lograra mantener en operatividad y condiciones saludables el estado de los bajantes, y, en los casos donde los mismos presenten una avería, se debe inmediatamente contactar con una empresa de poceros para que realice las reparaciones pertinentes.