PROBLEMAS CON TUBERÍAS PARA ADMINISTRADORES DE FINCA

Las gestiones en una comunidad de vecinos no son nada fáciles, y es un total quebradero de cabeza para los administradores de finca, que son los encargados de gestionar y resolver cada problema que pueda surgir en su comunidad de vecinos. Los problemas con las tuberías son muy habituales, por lo que deben estar preparados para enfrentarse a ellos y salir victoriosos.

La labor de mediación de los administradores de finca es indispensable, pero a la vez resulta una tarea muy complicada, y más si se trata de abordar con los vecinos temas relacionados con obras, averías, o gestión del mantenimiento de tuberías. Con esta guía vamos a dar un poco de luz a la figura de administrador de finca para que su tarea resulte más fácil.

Es necesario llevar todo los temas de la comunidad de vecinos al día, y bien controlados, y el mantenimiento de las instalaciones comunes es primordial y prioritario.

Uno de los temas a tratar más comunes son las humedades de la comunidad, o de alguna de sus viviendas, y además es uno de los más conflictivos, ya que se produce siempre el debate de sí será cosa de la comunidad de vecinos o de alguna de las viviendas en concreto. Y es que el coste de las averías y problemas que puedan surgir es siempre un conflicto asegurado.

Para evitar problemas de este tipo es necesario que el mantenimiento de la red de tuberías y desagües de la comunidad de vecinos cuente con un buen mantenimiento periódico, llevado a cabo por profesionales y con todas las garantías posibles para evitar atascos en tuberías, fisuras, mala conducción del agua, y en definitiva la aparición de humedades o averías más graves que podrían acabar en inundaciones que dañarían la estructura del edificio, además del trastorno que sería para todos los vecinos.

El administrador de fincas deberá estar al tanto de los límites legales de los elementos que forman parte de la comunidad de vecinos y de los que no lo son, por formar parte de la privacidad y exclusividad de cada vivienda particular, o por el contrario, de contar con profesionales que determinen este asunto si se diese el caso. Con el tema de tuberías es muy habitual que, en el caso de problemas de humedades o cualquier otro problema causado por el mal funcionamiento de las tuberías, se produzcan conflictos de titularidad entre los vecinos. Y es que la cosa cambia mucho si el coste de cualquier avería corresponde a un propietario particular o, por el contrario, correspondiese a la comunidad de vecinos. Y esto es con lo que tiene que lidiar el administrador de fincas.

Es recomendable contar con un buen profesional en el sector de desatascos y fontanería como nosotros para poder resolver estos conflictos. Solo profesionales pueden determinar a quién corresponde la avería, y esta es la mejor forma de zanjar la disputa entre vecinos.

Sería bueno que la comunidad de vecinos contase siempre con un seguro que pueda cubrir de forma general este tipo de gastos.