¿Cómo se hace una limpieza de fosa séptica?

La limpieza de fosas sépticas es una tarea delicada que debe realizarse con regularidad y siguiendo las medidas de prevención y seguridad estipuladas en la legislación, para evitar graves problemas de contaminación y riesgos para la salud.

Es por ello que queremos compartir contigo el detalle del proceso, de forma tal que te permita saber todo lo necesario sobre este trabajo y elegir a la empresa de limpieza de fosas sépticas que te de mayores garantías sobre su actuación.

Conociendo la limpieza de una fosa séptica

Lo primero que debes saber es que la limpieza de fosas sépticas puede realizarse tanto procediendo previamente al vaciado de la fosa séptica, como con un sistema que permite limpiar la fosa séptica sin vaciar.

Las fosas sépticas tienen como función primordial la filtración de las aguas fecales, impidiendo, de esta manera, que esos residuos lleguen al sistema de alcantarillado y evitando así la transmisión de enfermedades o la contaminación de los suelos. Es decir, cumplen una función depuradora, pero eso sí, no llegan a ser tan eficientes como las plantas de tratamiento de aguas vertidas.

Es muy importante tener clara esta diferenciación, pues las normativas vigentes son muy estrictas con respecto a este tema. Por ello es importante que tanto los propietarios de viviendas rurales o conjuntos residenciales que no posean conexión con las redes generales de alcantarillado, como las comunidades de vecinos o industrias estén al tanto de la legislación y adecuen sus instalaciones a las exigencias en ella previstas. En este punto, la limpieza y mantenimiento de las fosas sépticas es de particular relevancia, por cuanto es la mejor manera de evitar la contaminación del medio ambiente y garantizar la salubridad.

Aspectos generales de la limpieza de fosa séptica

Aunque el procedimiento de limpieza de una fosa séptica es bastante estándar, siempre debes informar al técnico especializado de las características de la instalación, a fin de que pueda ir preparado y con los equipamientos necesarios para realizar el trabajo. Entre otras cosas debes decirle las dimensiones de la fosa, su ubicación y las condiciones de acceso, la función que cumple y el número de usuarios que atiende.

La limpieza de fosa séptica se enfoca en la extracción de aquellos lodos que se hayan ido acumulando en el fondo, así como de las materias grasas que puedan flotar en su superficie.

Limpiar una fosa es una tarea que lleva su tiempo, debe ser realizada de forma regular para evitar que colapse y por profesionales, es por ello que te lo avisamos desde nuestra empresa de limpieza de fosas. Asimismo, cabe recordar que nunca debe retirarse la totalidad de los sedimentos, sino que debe conservarse una proporción de ellos, que variará de acuerdo a la capacidad de la fosa, para garantizar el buen funcionamiento de la misma.

Ahora bien, con respecto a la frecuencia, aunque hay unos lapsos de tiempo recomendados, será el uso y el volumen del contenido de la fosa los que finalmente determinarán cuándo es el momento indicado en cada caso.

Es muy importante revisar a menudo el nivel de la fosa, para detectar a tiempo cualquier inconveniente y prevenir el colapso de la instalación, cuyas consecuencias puede ser desastrosas, tanto para el entorno como para la seguridad de las personas que habitan en sus cercanías. A modo de orientación, la sugerencia es retirar los lodos cuando los mismos ocupen aproximadamente la mitad de la capacidad de la fosa.

Por otra parte, conviene no olvidar que el manejo de aguas vertidas requiere del seguimiento de ciertas pautas, pues durante la limpieza de una fosa pueden emanar gases tóxicos que son muy nocivos. Asimismo, la descomposición de la materia orgánica produce gas metano, el cual es altamente inflamable, por lo que tendrá que evitarse a toda costa que durante este proceso haya algún tipo de combustión, como por ejemplo, personas fumando, en los alrededores.

Todo esto obliga a tomar muchas precauciones mientras se realiza este trabajo. El pocero o profesional encargado de la tarea debe contar con la vestimenta e implementos de protección necesaria, tales como guantes, tapabocas y gafas de protección. Igualmente, al momento de abrir la fosa hay que evitar inhalar los gases que emanan del su interior, y realizar el levantamiento de la tapa muy lentamente, para impedir que un cambio brusco y repentino de la presión ocasione una explosión.

Limpieza de fosas sépticas paso a paso

La mejor forma de explicar cómo se lleva a cabo la limpieza de una fosa séptica es detallando el proceso paso a paso. Por eso hemos preparado esta práctica guía, que te permitirá estar al tanto de todo lo que debas saber acerca de este tipo de tareas.

Comencemos entonces con esta breve descripción de las labores, siguiendo el orden secuencial:

  1. En primer lugar, tal y como la lógica sugiere, tendremos que proceder a la apertura de la tapa. Hace un par de líneas hacíamos hincapié en las precauciones que deben tenerse durante este procedimiento, por lo que no creemos necesario redundar en la explicación. Baste decir que el gas metano se produce como resultado de un proceso químico generado por la fermentación de las materias fecales con el lodo.
  2. Cuando ya hemos realizado una apertura segura de la fosa, nos prepararemos para la primera fase del procedimiento de limpieza. Este consiste en el aspirado de las materias grasas, hojas y cualquier otro tipo de residuos que puedan estar flotando en la superficie de las aguas contenidas en la fosa. Para ello debemos colocar la bomba de aspirado. Vale aclarar que la colocación de la bomba debe realizarse de forma precisa, cuidando siempre de que esté al ras del agua, para evitar que se formen burbujas y espumas, y se revuelva el sedimento.
  3. Conforme la superficie del agua va quedando libre de grasas y materias flotantes, empezaremos a sumergir la bomba de aspirado. Este proceso debe ser realizado muy poco a poco, hasta alcanzar el nivel donde se encuentran las primeras capas de cienos. Y tal como advertimos al principio de este artículo, siempre hay que evitar aspirar por completo la capa más baja de los lodos acumulados.
  4. Cumplida la fase de aspirar, corresponde el turno a la limpieza de la fosa propiamente dicha. Para ello introducimos en la fosa la manguera conectada a la bomba de agua del camión cuba, que servirá para suministrar agua limpia a la instalación. Se trata de clarificar el agua, por lo que deberá mantenerse controlado el flujo constante del líquido.
  5. En paralelo con la limpieza de fosa séptica, y en aras de optimizar el uso del tiempo, se puede proceder a limpiar los filtros de la fosa, utilizando para ello chorros de agua a presión.
  6. Una vez finalizado lo que podríamos denominar etapa mecánica del proceso de limpieza de la fosa séptica, podemos comenzar con la etapa química. En este momento deben añadirse los productos específicos, que favorecen la proliferación y activación de las bacterias en la fosa, responsables de la descomposición de la materia orgánica. Con respecto a la dosificación, esta debe corresponder a las indicaciones del fabricante del activador bacteriano, en función de las dimensiones y características de cada fosa séptica.
  7. Hecho todo lo anterior, habremos concluido con la limpieza de la fosa séptica. Solo restará colocar nuevamente la tapa en su sitio, poniendo especial cuidado en que la fosa quede convenientemente cerrada y no resulte fácil de abrir, para evitar cualquier percance causado por la apertura accidental de la misma.

En nuestra empresa ponemos a tu disposición los poceros más calificados y los vehículos y maquinarias de última tecnología, para que la limpieza de tu fosa séptica no sea un problema. Contamos con lo necesario para realizar desatrancos con camión cuba, los cuales se adaptan a cada necesidad y nos permiten acceder a los lugares más remotos. No dejes en manos inexpertas un asunto tan delicado como este, pues las consecuencias de un incidente de este tipo pueden ser muy graves.